Páginas

ayp

FotoBirding en Sant Adrià de Besòs
_______________________________________________

domingo, 13 de julio de 2014

Nuevo brote de botulismo en el Besós ?


El día 13 de julio,  en mi recorrido de observación de aves  por el río Besós hasta la desembocadura, vi un nuevo cadáver de Gaviota Reidora.  Ya son varios los ejemplares de gaviotas muertas que he detectado desde que llegó el verano, anteriormente vi  otro ejemplar agonizar:   intentando aletear,  paralizada, para verla horas más tarde muerta, sin haberse movido unos centímetros del  lugar donde se encontraba, ¿extraño, no?.

Alarmado por estas muertes,  las pongo en conocimiento del ornitólogo Xavi Larruy,  gran conocedor y estudioso de las aves de esta zona, quién me comenta que últimamente se ha detectado también 15 patos –Ánade real-  muertos, y que “probablemente”  pueda ser un brote de Botulismo .
Me saltan todas las alarmas, yo pensaba que el botulismo era una intoxicación relacionada con las conservas caseras, no había oído nunca nombrar “El botulismo en aves”.

¿Que es  esto tan mortífero que afecta a las aves salvajes que residen, anidan o se posan en las aguas de nuestro querido río Besós?

Leo,  en una búsqueda por internet,  que es debido a la combinación de altas temperaturas y escasez de oxígeno, -lamentablemente estas circunstancias se están dando-  en fangos y lodos  con materia en descomposición.  Es una intoxicación, -no una enfermedad-, que se detecta ocasionalmente en todo el Mundo  que provoca  la muerte inmediata, sobre todo de patos y gaviotas. Lo que no es normal es que se genere cada año, en el mismo lugar, como parece ser que está produciéndose en el río Besós, por ello se tendría que estudiar lo que está ocurriendo para evitar que el botulismo aviar sea endémico aquí.

Y es  que el Besós es un río “enfermo crónico”, pero tiene vida,   más de un centenar de especies de aves,  lo confirman, y no es normal que sus muertes se produzcan por causa de contaminación bacteriana.

De momento lo que urge es la retirada de los restos  de patos y gaviotas muertas, deseando  que no se vean afectadas  otras especies  más apreciadas  –limícolas- , y sobre todo, es preciso evitar que los perros, que se introducen en el cauce del río,  coman cadáveres   ya que unos pocos gramos pueden ser suficientes para matarlos.


Y para que no vuelva ocurrir , se debería llevar a cabo un estudio,  ordenado por  quién corresponda, recogiendo las aves muertas,  para saber cómo se origina cada año, e intentar encontrar una solución para que no vuelva a suceder, ni aquí,  ni el Delta del Ebro,  ni en el Llobregat, ni en ningún otro lugar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario